Reflexología podal

shutterstock_758805058 copia

La reflexología podal es una técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos sobre los pies, denominados zonas reflejas. Es un método para activar los poderes curativos del cuerpo. 

Supone la aplicación de un masaje manual que aplica presión en áreas reflejas de los pies para producir efectos específicos en otras partes del cuerpo. 

En reflexología, nuestro pie es un microcosmos o pequeño mapa de la totalidad del cuerpo humano. Todos los órganos, glándulas, y partes del cuerpo están representadas en el pie en el mismo orden que en el cuerpo. 

La forma del pie, callos, desviaciones posturales y patologías que sufren los pies, están influyendo en sus zonas reflejas. 

En definitiva, mediante un estímulo mecánico en la planta del pie, conseguimos una reacción reequilibradora automática en nuestro organismo. 

Este arco reflejo equilibrador se integra a través del sistema nervioso central y de las vías nerviosas del sistema nervioso autónomo. 

La reflexología aplicada en los pies es una terapia que nos puede ayudar tanto a prevenir diferentes síntomas y dolencias como para conseguir un equilibrio físico y mental. 

Entre los beneficios que tiene esta terapia, podemos destacar que: 

Relaja el sistema nervioso y reduce el estrés, equilibra el metabolismo, mejora la circulación sanguínea, limpia el cuerpo de toxinas e impurezas, revitaliza la energía, alivia el dolor, actúa sobre los procesos inflamatorios y estimula el poder curativo del propio cuerpo, aumentando el sistema inmunitario.